Todos los años, en otoño, leemos en los periódicos noticias de intoxicaciones por setas que ponen en grave peligro la vida de buscadores que se arriesgan a consumirlas sin la garantía de una correcta identificación. Los motivos por los que se producen estas intoxicaciones son el desconocimiento de que existen setas muy peligrosas, la confusión con especies comestibles y el uso de falsas reglas para averiguar si una seta es o no comestible (cucharas de plata que se oscurecen, ajo que se pone negro al cocinarlo con las setas, cambios de color, etc.). La única forma de estar seguro de que una seta es comestible, es su perfecta identificación botánica, basada en los conocimientos y la experiencia.

Desde un punto de vista práctico, las intoxicaciones por setas se clasifican en función del periodo de latencia, es decir, del tiempo transcurrido desde que se consumen hasta que se manifiestan los síntomas tóxicos.

Así tenemos las intoxicaciones con periodo de latencia corto (30 minutos a 3-4 horas), en general de carácter leve, consistentes casi siempre en molestias gastrointestinales, con náuseas y vómitos, dolor abdominal, cólicos y diarrea. También se pueden dar intoxicaciones que afectan al sistema nervioso, produciendo agitación, furor, confusión, trastornos de visión, y euforia o depresión que puede llegar al coma. Otras provocan alucinaciones, convulsiones, ataques de pánico, bajadas de tensión y alteraciones del ritmo cardiaco. A pesar de lo espectacular de algunos de estos síntomas, generalmente no suelen ser graves, recuperándose las personas intoxicadas espontáneamente o con cuidados hospitalarios.

Las intoxicaciones de periodo de latencia largo (a partir de 6 horas hasta 10-15 días) son normalmente más graves. Entre ellas, las más peligrosas son las intoxicaciones por setas que afectan al hígado (hepatotóxicas), que pueden producir la muerte por fallo hepático y renal; las setas nefrotóxicas, que afectan fundamentalmente al riñón, produciendo una insuficiencia renal grave; o las setas hidracínicas, que además de síntomas gastrointestinales, alteraciones hepáticas, cardíacas, y neurológicas, pueden tener un efecto cancerígeno.

Fases evolutivas de la intoxicación por setas hepatotóxicas:

Fase Duración Clínica Analítica Tratamiento
Fase de incubación 0 – 12 h. Sin síntomas
Fase intestinal 12 – 24 h. Gastroenteritis grave, coleriforme, diarrea intensa, sanguinolenta, dolores abdominales intensos, náuseas, vómitos. Deshidratación, acidosis, oliguria, insuficiencia prerrenal Incremento de urea y creatinina Lavado intestinal por sonda y aspiración, carbón activo, reposición de electrolitos y rehidratación intensa, diuresis forzada, plasmaféresis-hemodiálisis (inútil después de 24-48 h.)
Fase de mejoría aparente 24 – 48 h. Mejora el estado general debido al tratamiento sintomático y al aporte de líquidos Descenso de la glucemia. Comienza el aumento de TA y el alargamiento del T de protrombina

Penicilina G sódica 1 millón de UI por hora IV. Silibinina 20 a 50 mg/Kg/día en 4 administraciones IV.

Ácido tióctico, 10 a 20 mg/Kg/día cada 6 horas.

Bicarbonato sódico, Cloruro potásico, Vitamina K, plasma, según evolución

Fase de agresión visceral >48 h. Ictericia, hepatomegalia, empeoramiento del estado general, hemorragias, coma hepático. Hiperbilirrubinemia. Aumento GOT, GPT, LDH. Hipoglucemia, Alargamiento T de protrombina

Hay que añadir que, con respecto al consumo de setas, se debe tener en cuenta la posibilidad de aparición de un cuadro también gastrointestinal originado por su consumo inadecuado, ya sea por una ingestión excesiva o por tratarse de ejemplares ya pasados, poco cocinados o especialmente indigestos.

Vamos a ver algunas de las setas tóxicas que, con mayor frecuencia, nos encontramos en los campos y bosques. Son las que hay que conocer perfectamente, para no confundirlas con las comestibles y no consumirlas nunca. Hay que tener en cuenta que un solo ejemplar puede ser suficiente para la muerte de un adulto sano, si no es adecuadamente tratado.

SETAS MORTALES

Las tres setas mortales que describimos a continuación producen una grave intoxicación de manifestación tardía, más de 6 horas después de su consumo. Empieza con molestias gastrointestinales, y más tarde se producen las lesiones en el hígado y los riñones que, sin un tratamiento adecuado, que debe ser siempre en el hospital, puede provocar la necesidad de un trasplante hepático e incluso la muerte.

Amanita phalloides

Sombrero de 6 a 12 cm de diámetro, de color verde aceituna, amarillo o blanco. Láminas, anillo y pie blancos. El pie toma color verdoso bajo el anillo. Volva en forma de saco, envolvente, grande. La volva es muy característica, por lo que es muy importante recoger la seta completa, introduciendo el cuchillo en la tierra. Es muy frecuente, apareciendo en otoño en jardines y en todo tipo de bosque, aunque sobre todo bajo caducifolios (robles, castaños).

Amanita verna

Aspecto y porte muy parecido a la Amanita phalloides. El color del sombrero es blanco, con ligeros tonos verdosos. Láminas, anillo, pie y volva blancos. Crece en primavera, con preferencia bajo árboles caducifolios y pinares.

Lepiotas de pequeño tamaño

Lepiota bruneoincarnata, L. helveola, L. subincarnata, L. cristata, etc. Son un grupo de lepiotas de menos de 10 cm de altura y diámetro menor de 8 cm, sombrero con una mancha central de color pardo y escamas concéntricas del mismo color sobre fondo blanco-ocre, láminas blancas, anillo fijo y pie del mismo color que el sombrero, con manchas pardas en la base. Crecen en el césped de jardines y bajo todo tipo de bosques entre la hierba.

SETAS MUY PELIGROSAS

Entoloma sinuatum (=eulividum)

Seta de 6 a 17 cm de diámetro, color gris claro con fibrillas en el sombrero más oscuras. Láminas asalmonadas, sin anillo, pie fibroso de color blanco. Carne blanca con olor a harina. Su ingestión provoca una gastroenteritis grave, con dolor, cólicos y diarreas. Se puede confundir con Clitocybe nebularis, seta comestible de aspecto muy parecido, pero de láminas color crema claro.

Agaricus xanthodermus

Se puede confundir con los champiñones comestibles. Sombrero blanco, semiesférico, con algunas escamas, que se aplana al envejecer, láminas al principio rosa claro que se vuelven color chocolate cuando las esporas maduran. Pie blanco fibroso con anillo del mismo color. Al rozarlo con los dedos toma color amarillento, especialmente en el borde del sombrero y la base del pie y desprende un olor desagradable a gas del alumbrado. Provoca también una intoxicación gastrointestinal, aunque leve en los adultos, pero que puede resultar importante en niños y ancianos.

Amanita muscaria

Es la conocida “seta de los enanitos”. Sombrero rojo anaranjado con escamas blancas, pie largo, blanco, con anillo y volva también blancos. Produce una intoxicación con síntomas gastrointestinales y también neurológicos: confusión, agitación, abatimiento, convulsiones, etc., que, sin llegar a causar la muerte, sí supone una grave intoxicación. Vive en bosques de abedules y coníferas.

Paxillus involutus

Sombrero ligeramente embudado con el margen muy enrollado Las láminas y el pie son de color ocre y se manchan de color marrón al manipular la seta. Aunque hay algunos países de Centroeuropa donde se consume, da lugar a una intoxicación por sensibilidad individual, producida por consumo repetido, que puede ser mortal.

Cortinarius orellanus

Sombrero de color vivo, pardo rojizo. Láminas de color amarillo que al madurar se vuelven de color anaranjado y rojo intenso. Pie de color amarillo rojizo, fibroso. Carne amarillenta con olor a rábano. Aparece en otoño con preferencia en los bosques caducifolios. Tiene una toxina similar a un tipo de herbicidas, provoca sequedad de boca y cansancio con dolor en las fosas renales, falta de orina, que evoluciona hacia la insuficiencia renal.

Gyromira esculenta

Sombrero de color marrón arrugado en forma de cerebro. Pie corto blanco. Tiene una toxina muy peligrosa, aunque se destruye con el calor o al secarla. Fue una seta considerada comestible. Provoca intoxicaciones que se relacionan con la diferente concentración de toxina en el hongo y la sensibilidad individual. Parece tener una acción cancerígena, que podría deberse a que la toxina active algún proceso tumoral silente. Además, también produce una intoxicación aguda con desórdenes digestivos (náuseas, vómitos, y diarreas de escasa intensidad), alteraciones hepáticas, hipertensión, arritmia, trastornos de la consciencia, agitación u obnubilación e, incluso, coma.

Tricholoma equestre

La superficie del sombrero es de color amarillento con tonos marrones, fibroso, cuya cutícula se separa fácilmente, de 5-10 cm de diámetro. Pie fibroso de color amarillo claro. Láminas de color amarillento y esporas blancas.

Era una seta muy apreciada y consumida hasta que hace unos años se la relacionó con varias intoxicaciones en Francia y Polonia y hoy está prohibida su comercialización. Los síntomas incluyen enrojecimiento facial, náuseas, fatiga, debilidad y dolor muscular. Al cabo de 3-4 días aumenta la debilidad, rigidez de piernas, orina sanguinolenta, dificultad respiratoria, miocarditis, arritmia, colapso y se puede producir fallo renal.

¡RECUERDA!

  • Nunca consumas setas sin la total seguridad de que son comestibles. Ante la duda, no corras riesgos.
  • No hagas nunca caso de los métodos “tradicionales” de reconocimiento (ennegrecimiento de cucharilla de plata, o del ajo durante la preparación). Son falsos.
  • Como norma general, evita las setas con láminas blancas y anillo fijo, ya que pertenecen a los géneros Amanita o Lepiota, y son setas de toxicidad mortal.

 

Para profundizar en el mundo de las setas, mejorando en el conocimiento de las especies para poder identificarlas y reconocer perfectamente las comestibles y la tóxicas, hay que leer muchos libros, visitar las exposiciones y asistir a los cursillos que todos los años organizan las diferentes Asociaciones Micológicas que hay en nuestra Comunidad. La página web de la Federación Galega de Micoloxía, proporciona mucha información sobre iniciativas propias, y también nos conduce a las webs de las Asociaciones locales donde se pueden consultar las actividades que estas ofrecen: http://www.fgmicoloxia.org/enlaces.php

Otra página interesante es la del Grupo Micolóxico Galego Luís Freire www.mykes.es en la que además de una revista de investigación y divulgación micológica, Mykes, se encontrarán numerosas informaciones interesantes sobre las setas, bases de datos y un buscador de especies para investigación.

Recientemente un grupo de jóvenes micólogos de la universidad de Vigo (MycoGalicia Plantae https://mycogalicia.com/), ha desarrollado un nuevo recurso que será una gran ayuda para identificar las setas, incluso en el campo. Se trata de una App (Mycokey Galicia) que, mediante unas claves dicotómicas nos va llevando hasta la especie que consultamos y nos da su identificación. Se puede descargar desde: https://apkcombo.com/es-es/mycokey-galicia/com.micokeyapp/, o bien desde Google Play para móvil.