La presencia de manchas o zonas más oscuras en la piel es un problema estético frecuente que puede tener impacto en la apariencia de quienes la sufren. Estas hiperpigmentaciones irregulares suelen presentarse con frecuencia en zonas del cuerpo expuestas al sol. Los trastornos pigmentarios tienen diferentes manifestaciones y sus causas son muy variadas. Os contamos un poco más sobre la hiperpigmentación y sus efectos, cómo prevenirlos y qué tratamientos se pueden aplicar para intentar reducirlas.

La hiperpigmentación

Es una alteración en el color de la piel normalmente de carácter benigno y con frecuencia causado por una cantidad anormalmente alta de melanina, pigmento cutáneo responsable del color de la piel, se manifiesta con la presencia de manchas o zonas más oscuras  en la piel que varían de tamaño y color.

La melanina, que da color al cabello o a los ojos, además de a la piel, actúa como un protector solar natural de la piel frente a los efectos de la radiación ultravioleta de la luz solar, con la exposición solar se activa la síntesis de melanina en los melanocitos para evitar que la piel se queme, este aumento de melanina es responsable del bronceado de la piel , cuando esta pigmentación no es homogénea puede depositarse en forma de manchas o áreas oscuras, confiriendo un aspecto irregular en la piel con  un tono más oscuro que va de marrón claro a negro y que varían en tamaño y forma

Aunque la exposición al sol es la principal causa de hiperpigmentación, los cambios hormonalespropios de la edad, factores genéticos, el empleo de medicamentos fotosensibilizantes, algunos cosméticos o lesiones de la piel como quemaduras o acné, entre otros, contribuyen a la presencia de este trastorno cutáneo.

Por este motivo que existe un nombre alternativo cuando se habla de hiperpigmentación producida por el sol, y son las conocidas “manchas solares” que empeoran cada año con la sobreexposición solar y suelen aparecer en las zonas del cuerpo más expuestas: cara, cuello, escote, hombros, antebrazos y manos.

Principales efectos de la hiperpigmentación

las manchas en la piel son una alteración en la uniformidad del color de la misma. La hiperpigmentación puede manifestarse de muy diversas maneras en nuestra piel, siendo las más comunes  el melasma, los léntigos ,la hiperpigmentación inflamatoria, las pecas y la inducida por fármacos

Tipos

Melasma

El melasma, cloasma o máscara de embarazose podría definir como la manifestación de la hiperpigmentación en la piel de a la cara, centrándose especialmente en la frente, las sienes, las mejillas, el labio superior y la nariz. Son manchas simétricas, con los márgenes bien nítidos y rugosos, que afectan especialmente (90% de casos) a mujeres embarazadas y también es habitual con el uso de anticonceptivos orales. Su prevalencia es más alta en personas de piel oscura, y el riesgo de padecerlo aumenta si nuestra exposición al sol es elevada.

Además de las ya mencionadas causas del melasma, existen otros condicionantes para padecerlo, como los factores genéticos.

Podemos identificar tres tipos diferentes de melasma:

  • Melasma epidérmico, localizado en la capa superior de la piel, con hiperpigmentación marrón y bordes bien definidos.
  • Melasma dérmico, en las capas dérmicas más profundas de la piel. A la vista, presentan una coloración azul grisácea
  • Melasma combinado, una combinación de los dos anteriores que genera manchas de color marrón grisáceo.

Léntigos

Los léntigos son pequeñas manchas ovaladas y planas, de color marrón, normalmente asociadas a la edad (aumentan a medida que envejecemos) y que aparecen en zonas de la piel que han acumulado mucha radiación solar como la cara, dorso de las manos y escote, se les conoce como léntigos solares. ser un efecto secundario de la exposición crónica a la luz solar, a los que se denomina léntigos solares. Por lo general, ocurren con mayor frecuencia en la cara y en el dorso de las manos. . El léntigo suele ser una lesión benigna de carácter estético, sin embargo, existe una variante maligna  E que suponen un factor de riesgo a la hora de padecer un posible melanoma.

Pecas

Las pecas o efélides son pequeñas áreas cutáneas muy repartidas en la piel en la que los melanocitos son más activos, provocando una coloración más intensa que la circundante. Se producen más habitualmente en personas de piel muy clara, especialmente durante la infancia y adolescencia, como consecuencia de una reacción defensiva de la piel frente a la radiación ultravioleta.

Hiperpigmentación  inflamatoria

Suelen aparecer como consecuencia de una lesión previa en la piel, una vez que se ha curado . Es común en personas que sufren acné, en quemaduras o abrasiones en las que la piel se regenera,aunque también puede tener su causa por el uso de ciertos productos o tratamientos cosméticos

Hiperpigmentación inducida por fármacos

No existe un patrón claro para identificar los efectos de la hiperpigmentación producida por fármacos. Los cambios que se producen en los tejidos suelen abarcar un amplio ramillete de formas. Normalmente, en estas reacciones adversas dermatológicas, se suelen formar lesiones en forma de ciertas placas o ampollas, que se manifiestan siempre en el mismo sitio, conduciendo al cabo del tiempo a la hiperpigmentación de la piel afectada. Es frecuente que aparezcan en la cara, especialmente en los labios, manos, pies, y genitales y de Entre los fármacos que producen este tipo de hiperpigmentación podemos citar: antibióticos, los antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno, y  los barbitúricos, antiepilépticos o la quimioterápicos entre otros.

¿Cómo prevenir los efectos de la hiperpigmentación?

No existen muchos mecanismos de prevención de la hiperpigmentación verdaderamente efectivos.

Las manchas producidas por la hiperpigmentación son un proceso crónico que empeora cada año con la exposición solar , por ello lo más importante es evitar una exposición prolongada al sol.  y utilizar fotoprotectores con un FPS adecuado a nuestro fototipo  a lo largo de todo el año, ya que la radiación ultravioleta se mantiene constante en todas las estaciones

Para tratar las hiperpigmentaciones existen  muchos productos, que contienen activos despigmentantes, antioxidantes, exfoliantes  como la hidroquinona, ácido kójico, vitamina C, ácido azelaico, etc  y, en algunos de ellos, incluso partículas iluminadoras que ayudan a unificar el tono de la piel.

.

Los tratamientos exfoliantes o peelings son otra alternativa para el tratamiento de las hiperpigmentaciones,  consisten en la aplicación de una solución ácida en la zona a tratar para eliminar las capas superficiales de la piel y dejar una nueva capa dérmica al descubierto con color uniforme.

Existe una considerable variación individual a la respuesta al tratamiento, aunque en general la mayoría de los pacientes responden de forma satisfactoria. No obstante, es frecuente requerir largos períodos de tratamientos (hasta un año, en ocasiones). Cuando no se alcanzan los efectos deseados y la única opción es recurrir al maquillaje para camuflarlo.

Ante la mínima aparición de manchas en tu piel, actuar rápido es la mejor decisión, ya que con el tiempo la incidencia aumenta.

Consulta con tu farmacéutico las soluciones para protegerte del sol y el tratamiento dermocosmético que mejor se adapte a ti. Dale a tu piel la importancia que merece.