Desde hace unos años, puedes encontrar en las farmacias españolas Puntos SIGRE, contenedores blancos en los que puedes depositar los restos y envases de medicamentos que ya no utilices o que estén caducados. Así, contribuyes a preservar el medioambiente. Si has acudido a alguno, es muy probable que te hayas encontrado con dudas sobre lo que puedes depositar en estos Puntos. Vamos a aclararlas.

Lo primero que debes saber es que no todo vale en un Punto SIGRE, no es la caja donde dejar todo lo que nos sobra. Tenemos que conocer cómo es su modo de uso.

Para saber cómo tenemos que usar los Puntos SIGRE y controlar lo que dejamos en él, vamos a conocer bien qué es lo que podemos tirar a estos contenedores y qué tenemos prohibido depositar. Ponlos en práctica y le harás un gran favor al medioambiente.

Todo lo que se puede arrojar a un Punto SIGRE son medicamentos caducados; medicamentos que ya no utilicemos; cajas de medicamentos; y envases vacíos o con restos de medicamentos (frascos, blíster, inhaladores…). No está permitido tirar agujas, excepto aquellas que estén unidas a un envase y que no se puedan separar de él. Este es el caso de ciertas jeringas precargadas, bolígrafos o plumas, como las que usan los pacientes diabéticos para inyectar insulina, o las personas que sufren enfermedades reumáticas. De cualquier manera, en estos casos solo se pueden tirar si las agujas están tapadas con sus protectores, ya que pueden herir a las personas encargadas de tratar estos residuos.

Todas estas acciones están dirigidas al bien común, porque la finalidad del Punto SIGRE es la de proteger nuestra naturaleza y lo que hagamos con él tiene mucho que ver con el trato que le damos a nuestro planeta. De nada nos vale dejar nuestros residuos en el Punto habilitado en la farmacia si tiramos cosas que no están permitidas. Tenemos que saber que cada envase vacío, o con restos de medicamentos, sigue un tratamiento estricto para gestionar estos residuos de una manera responsable.

Por eso, no podemos caer en el error de tirar en los contenedores objetos como pilas, un error que se suele cometer con bastante frecuencia; radiografías, que no tienen nada que ver con el tipo de residuo que se tira al Punto SIGRE; y termómetros, ya que no están permitidos dispositivos electrónicos ni fabricados con mercurio.

Paso a paso, respetando estas normas, conseguiremos un mundo más sostenible. Ahora que ya sabes cómo funciona un Punto SIGRE, el siguiente paso lo das tú.