“Se ha entendido mal el concepto de la Ley de Ordenación Farmacéutica de Galicia. Debemos habilitar la posibilidad de que se tenga atención farmacéutica domiciliaria, pero de forma complementaria a la atención que se les presta en los centros de salud y oficinas de farmacia de su entorno” defiende Vázquez Almuiña

El próximo mes de octubre se cumplirán cuatro años desde que fue nombrado Conselleiro de Sanidade. ¿Cuál era el estado de la sanidad gallega antes de su llegada y cómo está en la actualidad?

En Galicia tenemos la suerte de contar con un excelente sistema sanitario, con unos grandes profesionales que permiten prestar a los ciudadanos unos servicios de altísima calidad. Pero esto no evita que permanentemente trabajemos en la búsqueda de innovaciones que promuevan consolidar y, por supuesto, mejorar esa calidad.

El Sergas ha seguido trabajando estos años, tanto desde mi llegada como durante el mandato de mis antecesoras, para mejorar los datos de actividad y de listas de espera hasta presentar los mejores resultados de toda la reseña histórica. Hemos trabajado, además de los objetivos generales, en los objetivos individuales, introduciendo garantías de tiempos máximos en las patologías de mayor gravedad para cada uno de los pacientes afectados. No hemos dejado de mejorar la accesibilidad promoviendo sistemas de consulta telefónica en el ámbito de atención primaria, donde ya son casi 3 millones las consultas que se resuelven al año sin necesidad de que el paciente tenga que acudir a su centro de salud) o con las e-consultas que evitan que el paciente se tenga que desplazar al hospital o como a través del sistema E-Saúde que permite al usuario acceder directamente a través de un dispositivo móvil a su historia clínica electrónica, su agenda de salud… Y me gustaría también destacar la reordenación integral que se ha llevado acabo en el área sanitaria de Vigo después de la apertura del nuevo hospital público Álvaro Cunqueiro. Probablemente este haya sido el proceso de reordenación más complejo que se tiene a cometido en España en los últimos años y que ha permitido consolidar un modelo de especialización avanzada en el que el nuevo hospital se ha convertido en un centro de vanguardia avalado por los indicadores asistenciales, tecnológicos, docentes e investigadores.

Creo que, como resumen, podemos decir que cada vez tenemos un sistema más seguro, más eficaz y más humano, que mira en mayor medida hacia las necesidades de los usuarios, tratando de conjugar la calidad de la asistencia sanitaria prestada por nuestros profesionales con las necesidades de los pacientes.

¿Cuáles son los que usted indicaría como avances más destacables desde que ostenta el cargo?

Además de los que ya hemos comentado, en Galicia hemos mantenido una decidida apuesta por la innovación. Fruto de esa apuesta es la implantación de nuestra plataforma tecnológica de asistencia domiciliaria, que conocemos con el nombre de Telea, un sistema orientado a atender pacientes crónicos desde su domicilio. O la implantación de programas para patologías tiempo dependientes, completando el Progaliam, para la atención al infarto agudo de miocardio, muy consolidado en nuestra comunidad autónoma, con otros como el Plan Ictus o el Código Sepse.

¿Cómo se presenta el futuro de la sanidad gallega?

Creo que el sistema sanitario se debe adaptar a la realidad, en este caso de nuestra comunidad. Las nuevas demandas de servicios sanitarios se focalizan, fundamentalmente, en pacientes mayores con una o más enfermedades crónicas y polimedicados. En los últimos meses hemos activado dos planes fundamentales para Atención Primaria y para la Hospitalización a Domicilio que van a ser fundamentales. Tenemos también en marcha el proyecto de código 100, con el que tratamos de adelantarnos al futuro imaginando y transformando los sistemas dirigidos a una población cada vez más envejecida para continuar siendo una región de referencia en la atención al envejecimiento. Para ello será fundamental que el paciente se convierta en un elemento básico en la autogestión de su enfermedad y en la mejora de sus resultados de salud.

¿Cuál considera que ha sido su momento más difícil desde que es conselleiro?

Todos los días existen problemas que hay que resolver. La sanidad está abierta los 365 días del año, las 24 horas. Pero todo ello se compensa por la enorme gratificación que supone servir a los ciudadanos.

Centrémonos en el sector farmacéutico. El desabastecimiento de medicamentos es un problema cada vez más acuciante; y el usuario se pregunta: ¿por qué faltan medicinas?

Creo que es importante recordar que no se trata de un problema exclusivo de España, solo que afecta también a otros países de Europa. Pero los pacientes pueden estar seguros de que en Galicia mantenemos un contacto permanente con la Agencia Española del Medicamento y que trabajamos para minimizar el impacto de los desabastecimientos. Existen siempre alternativas al medicamento desabastecido. Muchas veces con un mismo principio activo, a veces un principio activo diferente con similar acción terapéutica, en todo caso, siempre hay un profesional médico o farmacéutico para garantizar que esa alternativa sea la mas adecuada para el paciente. Por eso es muy importante tener una intensa comunicación entre los pacientes y los profesionales, sobre todo médicos y farmacéuticos.

Como médico díganos, ¿cómo se combaten estas carencias de medicamentos?

Yo creo, y así se lo trasladé por carta a la ministra, que debe buscarse una solución a nivel nacional que asegure una independencia del exterior, al menos de medicamentos considerados esenciales. Además, deben evitarse exportaciones desde España que desabastezcan el mercado interno. Igualmente, creo que es necesario investigar las causas de cada desabastecimiento y, en caso de no justificación, sancionar al fabricante.

En estos casi cuatro años como conselleiro, ¿cómo calificaría la evolución del sector farmacéutico en Galicia?

Durante este tiempo hemos trabajado para poner en marcha proyectos concretos, y algunos son ya una realidad. Sobre todo, creo que hemos sentado las bases para que la evolución futura del sector tenga unos pilares sólidos que permitan avances más rápidos.

Como ejemplo, tenemos la aprobación del un nuevo mapa farmacéutico que posibilitó llevar a cabo el actual concurso público de oficinas de farmacia, que en unas semanas permitirá la elección de 41 nuevas oficinas de farmacia por otros tantos profesionales. Por primera vez se realizará con un acto único de elección, con la constitución de una garantía económica y aumentando el plazo de transmisión de las oficinas otorgadas mediante concurso. Tratamos así de fortalecer el compromiso de permanencia con la farmacia comunitaria y minorar al mismo tiempo las transmisiones especulativas. Creo, además que la eliminación de la caducidad de la autorización de, condicionada a que haya un crecimiento neto en el número de farmacéuticos adjuntos, es una buena medida para el conjunto del sector.

Pero, sobre todo, después de 20 años, hemos sentado las bases para un desarrollo futuro sólido. Acomodamos la ordenación farmacéutica en Galicia a las necesidades sociosanitarias actuales de la sociedad gallega y a las previsiones de cambios futuros. Para convertir en realidad este objetivo hemos contado con la inestimable colaboración de los cuatro Colegios Farmacéuticos gallegos y las aportaciones de profesionales y sociedades en la Ley 3/2019, de ordenación farmacéutica de Galicia, que, además, se aprobó contó con un respaldo parlamentario mayoritario.

El pasado mes de junio fue aprobada la nueva Ley de Ordenación Farmacéutica de Galicia, con una clara apuesta por la Atención Farmacéutica Domiciliaria. ¿Qué aporta al paciente?

Sé que en ocasiones se ha entendido mal este concepto. Pero la realidad en Galicia es que tenemos pacientes crónicos y dependientes viviendo en zonas rurales aisladas que pueden recibir en su domicilio, y reciben, cuidados de enfermería y atención médica cuando lo precisan, por lo que debemos habilitar la posibilidad de que también tengan atención farmacéutica domiciliaria. Esa atención se contempla de forma complementaria a la atención que se les presta en los centros de salud y oficinas de farmacia de su entorno. Creo que para los pacientes va a suponer una mejora importante porque la información que van a recibir se la van a dar profesionales y sin duda tiene que tener impacto en la adherencia terapéutica y en la calidad de vida de los pacientes. Pero exige de desarrollo normativo para que sea una realidad y contamos para ello con la colaboración de los Colegios Farmacéuticos.

 

“Hay que poner en marcha medidas organizativas. Una de nuestras preocupaciones es cómo conseguir que la población rural que vive en zonas poco pobladas y aisladas tenga una buena atención sanitaria”

 

Como bien sabe, la población gallega sigue un envejecimiento constante. ¿Cómo puede dar cobertura el sector sanitario y, por ende, el farmacéutico a una sociedad cada vez más envejecida?

Una sociedad más envejecida es una sociedad más demandante de servicios sanitarios, como es lógico. Tenemos que adaptarnos a esta realidad garantizando la disponibilidad de centros, profesionales y de medicamentos y productos sanitarios en los distintos niveles asistenciales, y desde el Gobierno gallego, no solo desde la Consellería de Sanidad, lo venimos haciendo con distintos proyectos para dar respuesta a este escenario. Pero es un debate que es necesario abrir en el conjunto del SNS para afrontar este reto y hablar también de inanciación, porque vamos a precisar de más recursos para abordar el envejecimiento y la creciente pluripatología que se deriva de ello.  Pero también hay que poner en marcha medidas organizativas. Por ejemplo, una de nuestra mayores preocupaciones era y es como conseguir que la población rural, muchas veces mayor, que vive en zonas poco pobladas y aisladas tenga una buena atención sanitaria. Hasta ahora el proceso de prescripción (médico) y dispensación (farmacéutico) de medicamentos en el ámbito de la atención primaria fue eficaz porque existe una importante red de centros de salud y oficinas de farmacia que asegura una gran accesibilidad. La evolución actual y futura del envejecimiento, los movimientos de población hacia áreas urbanas, y la dispersión inherente a Galicia supone un reto adicional para seguir siendo eficaces. Hay medidas que ya se implementaron y que fueron de gran ayuda en este contexto, como la receta electrónica; y otras están contenidas en la LOF, como la referida atención farmacéutica domiciliaria o la posibilidad de que se abran boticas anexas en municipios con escasa población que estén vinculados por concurso a otras farmacias de forma que se garantice su continuidad y viabilidad.

¿Cuáles son los retos pendientes de su Consellería con las farmacias? 

Sin duda nuestro reto actual es desarrollar la Ley de Ordenación Farmacéutica vigente porque nos marca la senda de desarrollo para los próximos años. Y en eso estamos.

Y a nivel general, ¿qué asignaturas tiene tiene marcadas en su agenda D. Jesús Vázquez Almuiña?

Queremos acercar los temas sanitarios a los ciudadanos, potenciando la atención primaria y mejorando la coordinación entre atención primaria y atención hospitalaria. También es prioritario aumentar el nivel de participación de los ciudadanos en las decisiones sobre la atención sanitaria, así como establecer mecanismos para mejorar la satisfacción de nuestros profesionales. Vamos a fomentar la formación, innovación e investigación dentro del sistema sanitario, con el objeto de consolidar y mejorar, si cabe, el servicio sanitario gallego.